¿Por qué hacer preguntas a la audiencia durante una presentación, o la forma más sencilla de “atraer” a la audiencia?

La atención de la gran mayoría de los visitantes a cualquier evento está, por defecto, dispersa. Un buen ejemplo es el comienzo de una película en una sala de cine. Es fácil notar que el público necesita tiempo para dejar de hacer crujidos, cambiar de lugar, mirar las pantallas de los teléfonos inteligentes, etc.

Obviamente, sin "atraer" a la audiencia, o, en otras palabras, "involucrar a la audiencia", el presentador no podrá lograr ninguno de los objetivos que se le propongan. Al mismo tiempo, la tarea de los organizadores y ponentes de un evento online es mucho más difícil que en el caso de una reunión "en vivo". Simplemente porque hay más factores que distraen al espectador sentado frente a la pantalla de una computadora. Sin mencionar que no se deja atrapar por la emoción general del público.

Piensa si quieres vivir

Hacer preguntas a la audiencia es la forma más fácil y eficaz de "captar" su atención y centrarla en el tema de la conversación. Así es como estamos organizados: un problema (y cualquier pregunta es un problema que debe resolverse) nos hace concentrarnos. Esta propiedad de nuestra psique se ha desarrollado mediante selección natural. Aquellos que no pudieron concentrarse en resolver el problema, digamos, rápidamente encontraron la respuesta correcta a la pregunta: "¿Cómo escapar de un depredador que se acerca?" – simplemente fueron comidos.

Por cierto, gracias a esta función se asimila mejor la información obtenida a partir de preguntas y respuestas. Precisamente porque hace mucho tiempo recibimos de esta forma información de importancia crítica para la supervivencia.

¿Estás seguro de que “todo el mundo sabe esto”?

Intentemos comprender cómo funcionan las preguntas y respuestas con un ejemplo sencillo. Supongamos que durante la presentación necesita recordar a quienes lo olvidaron e informar a quienes no sabían que Rob Janoff es el autor del logotipo de "Apple". La forma más sencilla de presentar esto es como un hecho. Es decir, simplemente diga algo como: "En 1977, el diseñador Rob Janoff desarrolló uno de los logotipos más reconocibles del mundo para Apple Computer: una manzana mordida". ¿Qué pasará en este caso? Es casi seguro que la mayoría de sus espectadores con un toque de arrogancia dirán: "Nada nuevo, todo el mundo lo sabe". Así funciona la psique de un adulto, cualquier información le parece familiar. Nos deshacemos de la capacidad del niño para admitir nuestra ignorancia en algún momento de la adolescencia. A partir de este momento intentamos parecer casi omniscientes porque se considera un signo de edad adulta. Y nuestra mente subconsciente está feliz de ayudarnos, diciendo cada vez más a menudo, de vez en cuando: "Lo sabes, eres un adulto". Pero aquí está el problema: si “ya sabes esto”, ¿por qué molestarse en concentrarte y memorizar?

Y ahora reformulemos la información en una pregunta. Por ejemplo: "Recuérdenos, ¿qué obra del diseñador Rob Janoff, creada por él en 1977, es la más famosa y se distribuye en millones de copias?"

Te aseguramos que tus espectadores quedarán sorprendidos. Resulta que simplemente recibir información y buscar una respuesta en tu cabeza no es lo mismo en absoluto. Tendrás que usar tu cerebro. Rápidamente quedará claro que alguien nunca ha escuchado la historia de la famosa manzana mordida, y quienes la han leído o escuchado no tienen tanta confianza en sus conocimientos como creen. Al escuchar la respuesta, los primeros dirán algo como: “¡Vaya, qué interesante!”. y los segundos: “¡Uf, eso pensé!” En cualquier caso, ha logrado su objetivo: su audiencia se ha "encendido", ha centrado su atención y casi con certeza ha cambiado al modo de "grabar información importante".

Interesante historia y el derecho a la autoridad.

¿Qué debe hacer si alguien del público supera al presentador y da la respuesta correcta? Buena pregunta. El secreto de presentar información en forma de pregunta es que el orador debe saber más que el público. Debería tener lista una historia interesante.

Supongamos que no fue usted quien dijo: "Janoff creó la manzana mordida a petición de Steve Jobs", sino alguien del público. Nada terrible. Agradece al experto y cuenta una historia con datos interesantes. Aproximadamente así: “Gracias. Sí, este es efectivamente el famoso logo de Apple. Curiosamente, a Janoff no se le ocurrió la idea de una manzana como logotipo. Antes de su creación, el logo de Apple era Newton bajo los manzanos, y Jobs quería que se conservara la idea general del antiguo logo. Existen varias leyendas sobre por qué se muerde la manzana. Algunos creen que esto es un indicio del triste destino de Alan Turing, quien supuestamente usó una manzana envenenada para suicidarse. Otros creen que este es un símbolo del fruto del árbol bíblico del conocimiento, del que mordieron los primeros pueblos. Pero el propio Janoff afirmó que mordió la manzana para que no se confundiera con otras frutas en imágenes pequeñas. Por ejemplo, con cerezas”.

Por supuesto, la interesante historia que has preparado debe contarse independientemente de si alguien del público dio la respuesta correcta a tu pregunta o no.

Al presentar la información de esta manera, es casi seguro que dirá algo nuevo incluso a aquellos que recordaron que Rob Janoff es el autor del logotipo de Apple. Al mismo tiempo, al ofrecer algo nuevo e interesante, no sólo mantiene la atención de la audiencia y alimenta su interés en el tema de la presentación, sino que también gana su autoridad. Después de todo, acabas de demostrar que sabes algo interesante que Tony no sabe. Queda por utilizar sabiamente el crédito de confianza recibido.

Espectador-participante = casi un cliente

Una buena forma de fortalecer dicha autoridad y confianza es hacer que los espectadores se sumerjan de lleno en el tema de la presentación con la ayuda de preguntas que atraigan su opinión. Por ejemplo: “¿Qué opinas de este hecho?”, o “¿Quién quiere compartir su opinión sobre esta parte de la presentación?”, o “En tu opinión, ¿qué papel puede jugar este producto en el trabajo del departamento comercial?” .

Al demostrar que valoras la opinión de la audiencia, la conviertes en coautora de la presentación y de tu propuesta. Al participar en la discusión del producto o solución al que ha dedicado la presentación, los espectadores, en esencia, ya están celebrando un contrato con usted. Sólo necesita presionarlos un poco para que lleguen a un acuerdo formal.

¡Buena suerte a todos, presentaciones exitosas y altos ingresos!

Publicaciones más recientes

¡Suscríbete para recibir actualizaciones!

Ha leído la traducción automática de este artículo. El texto original está disponible en inglés, ucraniano y ruso.

¿Te gusta este artículo?

¡Suscríbase a nuestras actualizaciones para ser el primero en conocer nuestras nuevas publicaciones!

¿Quiere mantenerse actualizado con las últimas noticias y artículos interesantes de nuestro blog?

¡Suscríbase a nuestras actualizaciones para ser el primero en conocer nuestras nuevas publicaciones!